Categoría: Libros

Home / Categoría: Libros

Lectura y descanso

7 enero, 2019 | Libros, Lo que me pasa, Vivencias | 2 comentarios

Una lesión muscular me obligó a hacer reposo. El primer traumatólogo que visité me recetó paracetamol después de hacerme una radiografía. No tiene nada, me dijo.

Pasó una semana, y el dolor seguía, así que me saqué un turno con una deportóloga. Me revisó.. No tiene nada, haga kinesiología, me dijo.

Paso la semana y el dolor se intensificaba, entonces concurrí a otro traumatólogo que practica la acupuntura. Me ordenó reposo para recuperar mi cuerpo de un gran estrés.

Así entonces me dediqué a mirar películas y a buscar libros para leer. Mi posición física debía ser horizontal, por lo cual se me dificultaba el tejido y el bordado.

Así fue que empecé con los libros.

Libros y descanso

Primero leí “También esto pasará” de Milena Busquets. Me encantaron las descripciones de sus sentimientos frente a la muerte de su madre; la revisión de su vida, y el espíritu de la ciudad de Cadaqués que la recibe con amigos luego de aquel acontecimiento.

Luego me pasé a “La habitación alemana” de Carla Maliani, que me atrapó con el relato que no da respiro, dando la impresión que el lector va de la mano de la protagonista mientras observa sus vivencias.

Así fue que empecé el año 2019 con los libros.

Hoy fui hacerme acupuntura, tenía mucho dolor y me resistía a las agujas. El traumatólogo chino me dijo “ corticoides o acupuntura”, corticoides no es bueno para tu cuerpo.

Tanto lloré del dolor que, de vuelta para casa pasé por la librería ”Libros del pasaje” en la calle Thames 1762 en el barrio de Palermo en Buenos Aires y me compré tres libros para continuar con mi reposo y mi recuperación:

  1. Kentukis de Samanta Schweblin
  2. La ilusión de los mamíferos de Julián López
  3. Mi marido y su mujer de Rosario Oyhanarte

Enfrente de la librería del pasaje hay una confitería, y como me había salvado del corticoide que siempre engorda, mi marido compro churros con dulce de leche. Ya que mi salud mejorará con la acupuntura y no con el corticoide, y para olvidar mi llanto de dolor me comí dos churros enorme con unos mates.

Churros, mates, y libros una tarde feliz. Ponele…

B I C H A

Aprendiendo a escribir

6 diciembre, 2018 | Apuntes, Libros | 4 comentarios

Escribir es un oficio o es un trabajo? Es quizás una obligación que nos imponemos para cumplir con quién sabe qué designio ancestral? Es una forma de terapia?

Como sea, a veces tenemos la necesidad de escribir todo el tiempo. En nuestra libretita, en una servilleta, en la factura de la farmacia o en el ticket del supermercado.

Es un frenesí por sacar las ideas, los pensamientos y aquello que hemos imaginado.

Así lo enseña Ray Bradbury en “Zen el arte de escribir”:

Si no escribiese todos los días, uno acumularía veneno y empezaría a morir, o desquiciarse, o las dos cosas.

Uno tiene que mantenerse borracho de escritura para que la realidad no lo destruya.

El libro de pintura sin pinturas

30 noviembre, 2018 | Libros, Poesía | No hay comentarios

El libro de Eduardo Mileo “Extracción del agua de la niebla” rinde homenaje a las pinturas que, desde años antes de Cristo hasta el presente, han recorrido su camino hasta hoy.

Pero…el libro no tiene imágenes, sino poesía del autor en la página izquierda del lector, y una descripción de la obra de la cual se habla en la página derecha del libro.

 

Estudio Rojo de Henri Matisse

PAGINA IZQUIERDA

Henri Matisse (1869-1954)

Los objetos no existen.

El volumen es un invento del color.

Los separo del fondo 

por su ausencia de fondo.

La forma los aplana.

Los ojos saltan de un ángulo a otro.

¿Qué ven?

Lo rojo es la sangre.

Todo cuadro es un crimen.

PAGINA DERECHA

El estudio rojo (1911)

¿La mesa la creamos nosotros o ya estaba? Los accesorios pasan a primer plano y dejan el resto, todo su soporte, el cuarto entero, como accidente. El rojo es un tono superficial. Es difícil recortar algo de ese fondo. Decir cuándo empiezan a aparecer los objetos. No se trata de mirar con atención, sino de mirar largamente. Los ojos creen ver sangre, pero de esa visión líquida lo sólido despierta. Uno empieza a ver.  A desconfiar de su ceguera.

Bicha