Categoría: Apuntes

Home / Categoría: Apuntes

Las escrituras

14 octubre, 2019 | Apuntes, Arte Textil, Reflexiones | No hay comentarios

“En 1900 más o menos, Lorina Bulwer, alojada en el asilo para pobres de Great Yarmouth, en el este de Inglaterra, escribió una carta sorprendente y sumamente larga. Estaba bordada sobre retazos de telas diferentes que ella había cosido para formar un rollo multicolor de cinco metros de largo, En ese rollo, Lorina bordó una laberíntica autobiografía en la que daba rienda suelta a su ira por estar confinada en el asilo, en particular, en la sala de mujeres dementes. Reivindicaba allí con frecuencia su identidad, repetía muchas veces su nombre y manifestaba que era una persona libre.”

“Un mundo de escrituras” de Martyn Lyons y Rita Marquilhas

Cuánta importancia que tiene la escritura como una forma de terapia. Un buen método para eliminar del cuerpo y de la mente aquellas cuestiones que nos lastiman y nos erosionan el carácter.

Bordar en una tela infinita un parlamento lleno de ira, es magullar en el proceso todo el rencor que nos invade. Durante el tiempo en que bordamos cada letra sostenemos en nuestra mente el resentimiento que nos abruma. Por ello, soltarlo es liberar esa opresión para dejar que ahora sea la tela la que soporte el peso de la ira.

Así como la escritura es un mecanismo plasmado sobre un soporte, que perdurará a través del tiempo; la autobiografía bordada será un estandarte que se exhibirá intensamente como una obra de arte.

Interesante mecanismo para sobresalir.

BICHA de CLAUDELINA

Escribir sabores

3 octubre, 2019 | Apuntes, Libros | No hay comentarios

…para convencer al lector de que está ahí hay que atacarle oportunamente cada sentido con colores, sonidos, sabores y texturas. Si el lector siente el sol en la carne y el viento agitándole las mangas de la camisa, usted tiene media batalla ganada. Sl lector se le puede hacer creer el cuento más improbable si, a través de los sentidos, tiene la certeza de estar en medio de los hechos. Entonces no se rehusará a participar. La lógica de los hechos siempre da paso a la lógica de los sentidos…

“Zen en el arte de escribir”, Ray Bradbury

(más…)

Rutina y justicia

10 septiembre, 2019 | Apuntes, Ejercicio creativo, Reflexiones, Vivencias | 4 comentarios

Todos los días la misma rutina, madrugar, vestirme, desayunar, las mismas calles conduciendo el auto hasta el estacionamiento en la dársena, llegar, prender la computadora y la luz del escritorio, maquillarme, tomar el primer mate, comenzar la lectura de los expedientes, corregir, firmar y apilarlos para el visto bueno final, intercalar conversaciones con los compañeros sobre los vaivenes de la política que condicionan nuestro trabajo, concluir que ya no vale luchar por ideales, que los que existieron al inicio de la carrera ahora son confusos, todo se degrada, todo se confunde, todo se reduce al facilismo, sin códigos, no sabemos a qué atenernos, no imaginamos qué es lo que viene, que así no se puede administrar justicia.

BICHA de CLAUDELINA

La Musa

28 agosto, 2019 | Apuntes, Libros | 2 comentarios

“La Musa … es la más asustadiza de las vírgenes. Se sobresaslta al menor ruido, palidece si uno le hace preguntas, gira y se desvanece si uno le perturba el vestido…

…a lo largo de la vida nos llenamos de sonidos, visiones, olores, sabores y texturas de personas, animales paisajes y acontecimientos grandes y pequeños. Nos llenamos de impresiones y experiencias  y de las reacciones que nos provocan. Al inconsciente entran no sólo los datos empíricos sino también datos reactivos, nuestro acercamiento o rechazo a los hechos del mundo.

De esta materia, de este alimento se nutre La Musa. Ése es el almacén, el archivo, al que hemos de volver en las horas de vigilia para cotejar la realidad con el recuerdo, y en el sueño para cotejar un recuerdo con otro, lo que significa un fantasma con otro, y exorcisarlos si hace falta.

                Lo  que para todos los demás es El Inconsciente, para el escritor se convierte en La Musa. Son dos nombres de lo mismo. Pero independientemente de cómo lo llamemos, allí está el centro del individuo que fingimos encomiar, al que alzamos altares y de la boca para afuera lisonjeamos en nuestra sociedad democrática. Porque sólo en la totalidad de su propia experiencia, que archiva y olvida, es cada hombre realmente distinto de todos los demás. Pues nadie asiste en su vida a los mismos acontecimientos en el mismo orden. Uno ve la muerte antes que otro, o conoce el amor más temprano. Cuando dos hombres ven el mismo accidente, cada uno lo archiva con diferentes referencias, en otro lugar de su alfabeto único…

                …Mi padre y yo no fuimos realmente grandes amigos hasta muy tarde. El lenguaje, el pensamiento cotidiano de él no era muy excepcional, pero bastaba que yo dijera “Papá cuéntame cómo era Tombstone cuando tenías diecisiete años”, o “¿Y los trigales de Minnesota cuando tenías veinte?, para que papa se largara a hablar de cómo había huido de su casa los dieciséis, rumbo al oeste a comienzos de siglo, antes que se fijaran las fronteras, cuando en vez de autopistas sólo había sendas de caballo y vías de tren y en Nevada arreciaba la Fiebre del oro.

                El cambio en la voz de papá, la aparición de la cadencia o las palabras justas, no sucedía en el primer minuto, ni en segundo ni en el tercero. Sólo cuando había hablado cinco o seis minutos, y encendido la pipa, volvía de pronto la antigua pasión, los días pasados, las viejas melodías, el tiempo, la apariencia del sol, el sonido de las voces, los furgones surcando la noche profunda, los barrotes, los raíles estrechándose detrás en polvo dorado a medida que adelante se abría el Oeste: todo, todo, y allí la cadencia, el momento, los muchos momentos de verdad y por lo tanto de poesía.

De pronto La Musa se había presentado a papá….”

“Como alimentar a una musa y conservarla”, del libro “Zen en el arte de escribir” de Ray Bradbury.

El salto

16 julio, 2019 | Apuntes, Reflexiones, Vivencias | No hay comentarios

El llamado del su abogado lo sorprendió. Ese no era un tema público. Las empresas no detallan cómo se ganan las licitaciones. El doctor le dijo que no tenía escapatoria. Quedaron en encontrarse en el estudio jurídico a las ocho. Eran las seis. Cerró la puerta del despacho de su oficina y se puso a repasar los eventos que le relató el abogado, Y que otros ya habían hecho; que era necesario que declarara  y dijera lo que sabía; que otros se adelantarían si él no lo hacía…Las manos se le congelaron, empezó a sentir frío, qué me pasa?, Pensó, transpiraba, los pensamientos se acumulaban en su cabeza y los hechos que los componían empezaron a formar un rompecabezas de acontecimientos que lo hicieron temblar. Primero la mano, luego la pierna, después sintió que la espalda se contracturaba.

Sonó el teléfono, era su hijo adolescente que se iba a natación; ese día le tocaba la prueba más difícil de su entrenamiento, tirarse del trampolín más alto; lo vas a lograr, quédate tranquilo.

(más…)

A %d blogueros les gusta esto: