Recibí un aviso del correo

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

 

Si, recibí un aviso del correo de que tenía una encomienda para retirar.

Seguro, seguro que es un libro. ¡Qué felicidad! Vos dirás: -¿Qué tiene de felicidad recibir un libro? Te lo explico a mi manera.
Recibí un aviso del correo

 

Primero lo compré…

porque descubrí Bookdepository en la web. Una empresa de Amazon con sede en Inglaterra, que vende libros en su mayoría en idioma inglés, que los envía a todo el mundo sin cobrar el envío. Más allá de los buenos precios que tiene, la variedad de libros que ofrece hace que te pases un buen tiempo mirando el sitio para elegir lo que te gusta.

Es fácil comprarlos, y te llegan a tu casa directamente, en el caso de Buenos Aires, sin necesidad de ir a la aduana a retirarlos, ni ningún otro trámite raro. Después de todo es un libro, no es un repuesto para una nave espacial autorizada por la NASA.

Los argentinos estamos acostumbrados a que las cosas buenas y fáciles se compliquen. Por ello, espero que el sistema económico y práctico que ofrece Bookdepository dure en el tiempo.

Ahora si…

además de las virtudes ya descriptas, recibir un aviso del correo de que tenemos una encomienda, y que en ella viene un libro, me provoca felicidad. Porque ese libro es el producto del trabajo de alguien, que se pasó muchas horas esforzándose por ofrecer lo mejor de sus conocimientos para que otros puedan disfrutarlos.

En mi caso compro libros de crochet, tejido, arte textil, bordado, con técnicas de Noruega, Japón, Australia, Perú, Eslovenia, Holanda. Cada libro tiene una técnica específica y pasa a formar parte de mi colección de tesoros e incrementar el volumen de mi biblioteca. Algunos de los libros tienen las tapas forradas de tela, otros son de tapas duras, otros tienen su historia por tener más de 20 años de editados.

Esos libros…

una vez que llegan a mi casa, son mi compañeros. Leer la historia del autor; mirar las fotos de su entorno en lugares alejadísimos de mi casa; aprender el paso a paso de las técnicas que enseñan, lo cual seguramente les llevó muchas horas de toma de fotografías, de compaginación, de escritura, de corrección y de vuelta a hacer, en definitiva componen un mundo de aventuras que son como los cómics que leíamos cuando éramos chicos. Es que esas técnicas serán de allí en más un desafío al cual me someteré para probar si me salen, si es de mi gusto bordar de tal o cual manera, si las telas plegadas me quedan bien o mal en la obra que quiero hacer.

Esos libros me inspirarán, abrirán mi imaginación a colores que son difíciles de describir; al uso de materiales que no se me habían ocurrido; a la mezcla de texturas de hilos que no me habría animado antes. Es que cuando nuestros bosquejos de ideas creativas se ven concretados en las obras de esos artistas, dejan de ser un proyecto para pasar a ser un llamado a la acción.

Esos libros…

me garantizan horas de entretenimiento por un precio razonable, mejoran mi inglés, abren mi cabeza e incentivos mi creatividad. Todas actividades que, sumadas, me dan felicidad.

#desafio30blog #dia9 #MaitenaCaiman

B I C H A

♦♦♦♦♦

⇒ Si quieres seguir mi blog de crochet, tejido y patchwork, aquí lo tienes

♦♦♦♦♦

⇒ Si quieres suscribirte a mi canal de You Tube, hazlo desde aquí

♦♦♦♦♦

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Publicado por

Osobicha

Hola soy Bicha, de Espacio Claudelina, el blog de tejido, crochet y patchwork; y de Reflexiones de Claudelina y Pitoco, un blog de escritura para divertirte y reflexionar. Pasá, disfrutá de la lectura, paseá conmigo a través de la escritura, observá las imágenes que se describen, comentá las emociones que te despierta ese panorama, compartilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.